La implicación de los cerrajeros en la lucha contra la violencia de género

La violencia de género es una de las grandes lacras sociales en España y en el resto del mundo. En nuestro país, una de cada cinco mujeres con más de 15 años de edad ha sufrido violencia física o sexual. Las administraciones, el sector privado y gran parte de la ciudadanía luchan, desde hace tiempo, para mejorar esos datos tan dramáticos y para erradicar definitivamente el problema. Atajar este cáncer social sólo será posible si todos los ámbitos de la sociedad aportan su granito de arena y reman en la misma dirección. El sector de la cerrajería también tiene mucho que decir al respecto.

Las mujeres víctimas de violencia machista, tras denunciar a sus agresores y demandar protección, usualmente solicitan el cambio de cerradura de la puerta, para evitar que los maltratadores accedan fácilmente al domicilio. Dicha solicitud debe sustanciarse en una resolución judicial y en la oportuna orden de sustitución.

Hasta hace poco tiempo, las mujeres maltratadas debían hacerse cargo de los gastos ocasionados por el cambio de las cerraduras de sus viviendas. Sin embargo, ha comenzado a aplicarse, en varios puntos de la geografía nacional, una medida que facilita la vida a las víctimas. El objetivo se fundamenta en la posibilidad de que las afectadas puedan acceder a los servicios de un cerrajero profesional, sin asumir el coste de los mismos.

cerrajeros-violencia-genero

Con la implantación de la medida y la correspondiente orden judicial, las víctimas pueden cambiar gratis los sistemas de cierre de sus casas, previniéndose así futuras e hipotéticas agresiones. Los cerrajeros realizan la sustitución en la vivienda habitual de las mujeres y bajo una estricta confidencialidad.

Los cerrajeros de Zaragoza, igual que los del resto de España, han aplaudido la medida. De hecho, se están firmando convenios de colaboración entre uniones de cerrajeros y la administración, para ir implantando la medida en todos los rincones del país.

En Aragón, el Gobierno Regional, el Instituto Aragonés de la Mujer y la Federación Unión de Cerrajeros de Seguridad firmaron un convenio hace un par de años, para la prestación de servicios de cerrajería a las mujeres víctimas de violencia de género en la comunidad autónoma. De esta manera, los cerrajeros asociados ofrecen gratuitamente sus servicios a este sector de la población, cuando los mismos se contemplan en la oportuna orden judicial de protección.

Ojalá se extienda esta iniciativa y termine integrándose en una norma general aplicable en todo el país. La protección integral a las mujeres víctimas de la violencia machista debe comenzar en la puerta de su vivienda y los cerrajeros tenemos la posibilidad de ayudarlas desde el primer momento.