Cómo elegir la cerradura para mi puerta

Cuando vamos a comprar una puerta o queremos cambiar de cerradura tenemos dos opciones: la primera es fiarnos de lo que nos dice el comercial de la tienda, pero también nos podemos informar de cómo elegir la cerradura más adecuada para lo que necesitamos. Por ello, te enseñamos qué tipo de cerraduras existen para que elijas la que más se adapte.

La importancia de la calidad a la hora de elegir la cerradura de tu puerta

No importa qué tipo de cerradura elijas pero siempre debe ser de calidad. Piensa que si estás poniendo una cerradura a una puerta es porque tienes algo que proteger, por lo que no debemos de escatimar en este punto. Para estar seguros de que una cerradura es la adecuada, debemos fijarnos en que aparezca el logotipo “A2P” o “A3P”. Es un distintivo utilizado por el Centro Nacional de Prevención y Protección, por el que se evalúa a las cerraduras y se les asigna 1, 2 ó 3 estrellas.

cerraduras-puerta

Elegir la cerradura: tipos

En el mercado podemos encontrar varios tipos de cerraduras, algunas están más en desuso, pero en principio se pueden encontrar todas las variedades, por lo que podrás elegir la cerradura para tu puerta entre una gama muy amplia.

Cerradura tubular. Se trata de una cerradura con un orificio que permite abrir por la puerta por ambos lados. Además, en el interior se encuentra un botón para poder cerrarla. Se utiliza habitualmente en los lugares públicos o en habitaciones interiores donde queremos tener una cerradura por dentro.

Cerradura embutida. Se utiliza mucho en las puertas de las viviendas acorazadas, tanto en las puertas de madera como en las metálicas. Al girar un pestillo deja abierta la puerta pero aunque no se cierre con llave la puerta se queda bloqueada. El inconveniente de este sistema es que es necesario implementarlo en la parte estrecha de la puerta, por lo que es posible que se debilite cuando se realiza el hueco para su instalación.

Cerradura sobrepuesta. Se utiliza en puertas estrechas, de menos de 4 cm. Solo es utilizada en estas situaciones extrañas, pues se puede abrir de forma sencilla sin tocar el marco.

Cerradura de seguridad. Pueden ser de sobreponer o de embutir, y varían dependiendo de los anclajes necesarios en función de la protección. Se utilizan habitualmente en las puertas blindadas en los hogares y suele venir acompañado de un sistema antiganzúa.

Cerradura cilíndrica. Su uso es casi totalmente en exterior de viviendas y comercios que necesitan seguridad.

Cerradura multipunto. Muy utilizada en puertas blindadas ya que tienen puntos de anclaje que se colocan o en el lateral de la puerta o en la parte superior. Estos puntos hacen que la puerta quede fija al marco ofreciendo un plus de seguridad. Eso sí, si no tenemos llaves tendremos que llamar a un cerrajero y el servicio es más caro que en otro tipo de puertas.

Cerradura de borjas. En la actualidad no se utilizan, pero todavía es posible verlas en algunas puertas antiguas. La razón por la que se han sustituido por otras es que se puede abrir de forma fácil con una ganzúa.

Cerradura electrónica. La cerradura tecnológica, con el que es necesario algún tipo de código para abrirla, ya sea una tarjeta, una serie de números y/o letras o la huella digital. Es muy utilizada en hoteles y en lugares donde es muy importante la seguridad.

Ahora ya conocemos todas los tipos de cerraduras que existen, por lo que lo mejor es que elijas dos probables que te funcionen bien para lo que necesites y acudas a tu tienda necesaria para elegir la cerradura para la puerta que mejor te funcione.