Qué es el amaestramiento de llaves y cuántos tipos existen

El amaestramiento de llaves es un sistema planificado de cierre, que se fundamenta en la existencia de una llave maestra capaz de abrir varias cerraduras, al margen de que estos cilindros posean también una propia y específica. De esta manera, es posible programar los accesos a determinado edificio o instalación de forma jerarquizada. Se trata de una solución de seguridad ideal para oficinas, colegios, empresas etc.

Con este sistema y en una comunidad de vecinos, por ejemplo, cada usuario dispone de una llave diferente, pero todos pueden acceder con ella a las áreas comunes del edificio o del residencial en cuestión.

El amaestramiento se caracteriza por ofrecer seguridad y comodidad. Debe ser lo más simple posible. Cuanto más complejo sea el sistema, mayor riesgo existirá en la seguridad de la instalación, además de obstáculos para ampliaciones posteriores.

Planificar un amaestramiento es una operación relativamente sencilla y su sobrecoste se compensa con el ahorro en duplicados de llaves y en vigilancia de entradas. Además, la comodidad para los usuarios resulta evidente, pues sólo precisan una llave para abrir todas las puertas.

amaestramiento-llaves

Tipos de amaestramiento

Sencillo. Es el sistema más simple y se aplica en viviendas unifamiliares, en las que una sola llave es capaz de abrir todas las puertas de la casa. Si se configura para oficinas o pequeños centros de trabajo, cada acceso dispone de su propia llave y la maestra permite abrir todos los cilindros.

Amaestramiento en comunidades de vecinos. En este caso, un usuario puede abrir todas las entradas de su propiedad (portal, domicilio, garaje, azotea…) con una única llave, aunque el sistema le imposibilita acceder a las propiedades privadas del resto de vecinos (viviendas, trasteros etc.).

Amaestramiento en grupos. Se crean grupos independientes y a cada uno de ellos se le asigna una llave maestra. Una gran maestra permite acceder a todas y cada una de las entradas que conforman el sistema (las puertas de todos los grupos). Este mecanismo es usual en grandes centros sanitarios, hoteles, edificios oficiales etc.

Amaestramiento cruzado. Es el más completo de todos los procedimientos. Se desarrolla cuando una llave maestra ha de abrir entradas de distintos grupos. Es muy utilizado en centros en los que los accesos se restringen en función del cargo o tareas que desempeña cada persona.

En definitiva, con el amaestramiento de llaves ninguno de los usuarios precisaría más de una para efectuar sus accesos en el día a día. Si no se cumpliera esta premisa, seguramente el diseño del método estaría mal planteado. En cualquier caso, la mejor solución es consultar con un cerrajero de confianza. Este profesional se encargará de aconsejar y de ofrecer la solución que mejor se adapte a cada caso.